Conversatorio organizado por la UACh abordó los alcances del teletrabajo en la administración pública chilena

Instancia convocó a importantes actores del mundo público de la Región y el País.

¿cómo ha impactado el teletrabajo en la gestión de los asuntos públicos? ¿cuáles on las principales fortalezas y debilidades del trabajo telemático?, son algunas de las preguntas que buscó responder el conversatorio organizado por la Universidad Austral de Chile, desarrollado el pasado viernes a través de videollamada.

En la actividad, moderada por el director del Centro de Estudios Regionales del Instituto de Administración UACh, Dr. Egon Montecinos, expusieron: la presidenta de la ANEF Los Ríos, Nancy Silva; el alcalde de la comuna de Lago Ranco, Miguel Meza; y el presidente del Colegio de Administradores Públicos de Chile A.G., Andrés Cerpa.

En conjunto, los participantes de este diálogo analizaron los principales ajustes que debieron realizar las instituciones públicas en el marco de la pandemia por el nuevo coronavirus, a fin de adaptarse a las restricciones impuestas por las autoridades sanitarias. En ese contexto, es donde toma fuerza una discusión que durante la última década se limitó prácticamente al ámbito de la teoría: el teletrabajo.

En pocos meses, un importante grupo de profesionales y técnicos debieron reorganizar su vida diaria y ejercer sus roles laborales desde la casa, situación que impactó con mucha fuerza la gestión de la administración pública, planteó dudas, evidenció debilidades y dejó al descubierto los grandes desafíos que existen en la formación profesional para esta forma de trabajar, revelando de paso las brechas en materia de conectividad digital, especialmente en regiones.

Desde el punto de vista municipal, el alcalde Miguel Meza detalló que a raíz de la pandemia, el quehacer del municipio que dirige cambió drásticamente, pero afirma que el uso de las nuevas tecnologías de la información también ha facilitado la labor administrativa y la relación entre lo local, lo regional y lo nacional. Según expone, con la irrupción del teletrabajo, el Estado tiene el gran desafío de instalar esta modalidad como una herramienta permanente para los procesos administrativos.

Eso si, plantea la necesidad de avanzar de manera urgente en lo que refiere a conectividad digital, y ejemplifica este punto con los problemas de conexión que como municipio han mantenido últimamente con postas rurales y establecimientos educacionales de los sectores más apartados de Lago Ranco.

Desde la mirada de los empleados del Estado, la presidenta regional de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), Nancy Silva, centró su alocución en las diferencias que existen en el teletrabajo del mundo privado con el trabajo remoto de los empleados públicos. A juicio de la dirigenta, en el marco de esta pandemia han quedado en evidencia las carencias con que los trabajadores fiscales deben enfrentar sus labores de forma telemática, incluso haciendo uso de sus propios recursos para poder cumplir su rol.

Nancy Silva también detalló que ha habido un aumento de las horas laborales al implementar esta modalidad remota y asegura que existen algunos vacíos legales en relación a las leyes que rigen el actuar de los funcionarios del Estado, especialmente en el manejo y protección de los datos personales tanto de los propios empleados fiscales, como de los usuarios de los diferentes servicios públicos, dado que al tener acceso a las bases de datos y sistemas digitales desde equipos computacionales externos, se pierde de alguna manera la línea de resguardo de la información, lo que a juicio de la dirigenta debe ser resuelto con urgencia.

El presidente del Colegio de Administradores Públicos de Chile A.G., Andrés Cerpa, afirmó que en las últimas décadas se ha avanzado en la digitalización y sistematización de diversos servicios del Estado, sin embargo no se ha tocado la “arquitectura de función pública”, lo que ha mantenido centralizadas las estructuras de decisión, que en su opinión continúan clientelares y burocráticas.

El profesional añade que, enfrentados a la actual pandemia, queda meridianamente claro que “tenemos un modelo de gestión pública poco ágil, atemporal, acomodado a la certeza legal y la estabilidad, lo cual contrasta con la incertidumbre radical con la cual vivimos hoy en día. Esto ha impedido la instalación de la modalidad de teletrabajo que dé soporte a  la actividad de la administración en tiempos de crisis”.

En ese sentido, Cerpa plantea que los desafíos para mejorar la gestión de la administración pública pasan por las brechas digitales vigentes en el país, la formación adecuada para el teletrabajo y por la resistencia que la propia administración ha tenido a la irrupción de esta nueva modalidad laboral. En ese sentido plantea que es necesario actualizar el estatuto administrativo y promover leyes complementarias para convivir de manera adecuada y eficiente con el teletrabajo.

Sobre este conversatorio, el director del Centro de Estudios Regionales de la Universidad Austral de Chile, Dr. Egon Montecinos, agradeció la participación de los expositores y de quienes se dieron el tiempo para escuchar las experiencias en este ámbito. “Fue una actividad enriquecedora y con miradas diversas sobre este fenómeno que nos ha impactado de manera tan considerable; fue necesario precipitar nuestra interacción con las herramientas tecnológicas, y nos dimos cuenta de las tremendas posibilidades que nos ofrecen en el sentido de modelar una nueva forma de administrar lo público”.

La actividad, fue organizada por el Centro de Estudios Regionales, el instituto de Administración de la Facultad de Ciencias Económicas y la Escuela de Administración Pública de la Universidad Austral de Chile.